Ser un redactor de contenidos es uno de los trabajos más flexibles que puedes desempeñar desde casa. Requiere que seas organizado, creativo, que tengas una excelente ortografía, responsabilidad con el cliente y la capacidad de hacer conexión con los lectores.

¿Quieres formarte como un redactor de contenidos? Te explicamos todo aquello que debes manejar para crear contenidos de calidad, atractivos para el público y capaces de aumentar el tráfico en la web de los clientes.

Conocerás algunas de las herramientas gratuitas y otras por las que deberás pagar, para trabajar satisfactoriamente como un redactor freelance.

Las ventajas de un redactor de contenidos

Las principales ventajas de ser un redactor de contenidos son la flexibilidad y comodidad. En primer lugar, decides cuánto trabajar. La producción de contenido dependerá de la disponibilidad de tiempo y capacidad para generar contenido relevante.

En segundo lugar, la comodidad del redactor va ligada a la capacidad de realizar el trabajo desde casa, desde el parque, el tren o cualquier lugar en que se encuentre, siempre y cuando le resulte productivo. Los horarios se suman a la flexibilidad de este popular trabajo.

La modalidad como redactor de contenido puede hacerse a dedicación exclusiva o de forma complementaria. El redactor deberá valorar la relación de producción de contenido/ganancia, para decidir cuál será su nivel de dedicación.

Como el agregado más importante, son innumerables las plataformas para trabajar como redactor en la web.

La disponibilidad de contenidos de excelente calidad, la puedes encontrar en Buyatext, la mejor solución si quieres delegar el trabajo a un equipo de redactores con experiencia.

¿Qué debe entender un redactor freelance?

El redactor freelance debe escribir textos atendiendo a la petición de los clientes, dirigidos siempre a un público objetivo. En un tono y lenguaje previamente acordados y que generen un gran impacto en la comunidad de lectores a la que se destina.

Los redactores freelance deben entender que los derechos editoriales de los textos generados, las publicaciones y reproducciones del material, son propiedad del contratante, a menos que se acuerde lo contrario.

La gestión del tiempo y de las tareas

Para un redactor, la gestión del tiempo y de las tareas obedece a una muy buena organización, que suele realizarse a través de aplicaciones bastante completas e intuitivas.

Cuando se requiere una agenda para gestionar el trabajo de forma eficiente, el mercado tiene algunas herramientas gratuitas, y otras por las que deberás pagar si quieres ampliar su capacidad funcional.

Microsoft To-Do, es una herramienta gratuita, con una interfaz colorida, que te permitirá organizar tu tiempo y actividades, agregar notas, adjuntar archivos y recordatorios, funcionando como un buen gestor de tareas.

Otras herramientas como Any.DO ofrecen planes gratuitos y premium. Esta aplicación se caracteriza especialmente por permitir agregar listas, compartirlas y trabajar en proyectos de forma colaborativa.

Organización de contenidos

Si lo que deseas es organizar el contenido por fecha de entrega, nombre del cliente, prioridad, tipo, y mucho más, puedes utilizar la aplicación gratuita plus o pro de Airtable. Un sistema de planificación con el que te olvidas de crear las molestas hojas de cálculo de Excel.

Cuando posees varias fuentes de información que deseas almacenar y consultar después de finalizar la búsqueda, o simplemente archivar porque no puedes leer o ver en el momento, la app Pocket en sus versiones gratuitas o premium es una gran opción.

La búsqueda de las palabras claves

Para todo redactor, el uso de palabras claves para posicionar el contenido es esencial en su trabajo. Para formarse como un buen redactor, siempre se sugiere hacer una búsqueda de las palabras claves o keyword research, utilizando alguna de las aplicaciones disponibles.

Hay herramientas muy buenas y sin ningún coste, como, por ejemplo, Google Keyword Planner, que arroja la búsqueda de una keyword en función del país e idioma.

Para complementar esta herramienta puedes apoyarte en Google Trends, que indica la tendencia de la palabra clave. Y Google Search Console que indica las palabras clave, gracias a las cuales, el usuario entra en la página concreta.

Herramientas para escribir, editar y corregir textos

Si quieres librarte de toda distracción, con la aplicación multiplataforma FocusWriter, consigues redactar de forma limpia, utilizando su contador de palabras, párrafos, páginas y caracteres.

Otras aplicaciones por las que deberás pagar si quieres probarla en Android o iOS, es iA Writer. Un editor de textos completamente minimalista que te ayudará a concentrarte.

En relación a editar y corregir textos, Sublime Text es un editor que requiere de una inversión, cuya licencia no es por máquina sino por usuario. Una de las ventajas es que podrá probar el editor antes de comprarlo.

En Buyatext nuestros redactores de contenido escriben, editan y corrigen textos, hasta obtener un producto exclusivo, fácil de posicionar entre los lectores.

Para los redactores menos experimentados, el mercado oferta Komodo Edit, una herramienta gratuita open source, poderosa y relativamente fácil de usar, un excelente editor de textos para proyectos sencillos.

Verificando la calidad del contenido

Con SEO Review Tools podrás simular la calidad del contenido generado. La simulación se realiza con el texto, las imágenes y enlaces. Una vez publicados en la plataforma, se evaluará del 1 al 10, y la calificación será un indicativo de la calidad del contenido desarrollado.

SEO Review Tools es una herramienta que podrás añadir de forma gratuita al navegador de Chrome.

Y si se trata de verificar el contenido de calidad por el temido Panda de Google, recuerda que esta herramienta algorítmica se encargará de escanear tu página web o la del cliente y determinar si se trata de contenido de baja calidad o aceptable.

Uno de los aspectos que te pedimos es que no olvides para sellar el mágico contenido creado, es el uso de imágenes de excelente calidad, tamaño y peso acorde, así como derechos permitidos.

Con este texto puedes observar que formarte como redactor no es fácil, requiere de preparación y mucho más que saber escribir, así como disciplina y compromiso.

Tienes a disposición un gran número de herramientas gratuitas y de pago, que si las sabes utilizar se convierten en grandes aliadas para producir contenido de excelente calidad.

POSTS RELACIONADOS