Si buscas realizar un texto para persuadir o convencer al lector sobre una teoría, o un tema en particular, exponiendo opiniones y argumentos que finalicen en una conclusión, realizas lo que se conoce como texto argumentativo.

Para la redacción de un texto argumentativo te explicaremos cuáles deben ser las propiedades, estructura y los rasgos lingüísticos requeridos, para que el producto se ajuste al tipo de texto solicitado.

Conocer el contexto para la redacción argumentativa

Para elaborar un texto de este tipo, necesitas conocer el contexto que te permitirá comunicar en orden los argumentos. Por ejemplo, debes saber diferenciar el contexto de un texto comercial a uno argumentativo de tipo filosófico.

El texto que se argumentará puede ser legal, periodístico, publicitario, científico, o bien, ttratarse de un debate de opiniones.

En la redacción es fundamental que atiendas a la coherencia entre las ideas, exponer el argumento y defenderlo o rechazarlo, de acuerdo con un orden lógico en el que se eviten las confusiones.

Los argumentos que se exponen pueden pertenecer a una mayoría, puede que sean propios, es decir, basados en la experiencia o bien, generados por la autoridad en la materia, por lo tanto, en este último caso, deberían ser plenamente respaldados.

La estructura del texto argumentativo

El desarrollo de un texto de tipo argumentativo obedece a una estructura de tres pasos, pues arranca con una exposición inicial del tema que se tratará. No es posible iniciar la argumentación, sin dar a conocer al lector el tema, de forma clara.

El segundo paso es la argumentación. Si queremos rechazar una idea o defenderla, debemos emplear expresiones textuales que sumen al lector a nuestra posición, expresando con claridad y de forma convincente los motivos.

Y el tercer paso consiste en concluir, después de haber realizado un razonamiento lógico.

En cualquiera de los casos es preciso mantener el respeto por la parte contraria. La redacción debe ser en un tono tolerante, sin dejar de hacer énfasis en la posición que se argumenta.

En Buyatext nos especializamos en atender de forma precisa la solicitud del cliente, por lo que los textos, ya sean informativos, transaccionales, argumentativos o de otra índole, se redactan cuidadosamente, persiguiendo el objetivo de generar un texto de calidad.

Organización de los argumentos y rasgos lingüísticos en la redacción

Los argumentos, generalmente, se distribuyen en párrafos, atendiendo a un orden lógico. Para ello, se emplean conectores que hacen que cada párrafo, funcione como parte de un conjunto. Es muy importante evitar las contradicciones entre párrafos.

Los rasgos lingüísticos más comunes en la redacción de textos argumentativos son el uso de la primera persona, los sustantivos abstractos, adjetivos valorativos, oraciones estructuradas, interrogación retórica, verbos de dicción, pensamiento y voluntad.

Con el texto argumentativo, es posible persuadir, demostrar o convencer al lector sobre una posición, ya sea por causa, señalamiento, generalización, analogía o lógica.

Redactar un texto para expresar argumentos sobre un tema en particular no suele ser sencillo, es necesario utilizar un lenguaje preciso, organizar las ideas y exponerlas de forma coherente, y argumentar, convenciendo eficazmente al lector.

POSTS RELACIONADOS